La aventura continúa

Postadopción Blog. Nadie sabe más que todos juntos.

Filed under: recuperado-de-parasaber.com — Beatriz San Román a las 6:48 pm el Viernes, julio 16, 2010

A estas alturas del año, grandes y pequeños necesitamos ya un tiempo de descanso. El inminente verano, con sus días largos y calurosos, invita a soñar con esas merecidas vacaciones para todos. Especialmente si tu hijo es pequeño o algo disperso o lleva menos de tres años contigo, las siguientes recomendaciones pueden serte útiles:

– Mentalízate para disfrutar de la posibilidad de divertiros y pasar tiempo juntos. No pienses en “cómo entretener a los niños” sino en cómo hacer que los días sean agradables para todos.

– Crea nuevas rutinas y aférrate a ellas. En la medida de lo posible (y como prioridad si tu hijo hace poco que llegó), mantén unos horarios fijos para las comidas, la hora de dormir y, en la medida de lo posible, las actividades diarias como ir a la piscina o a la playa, volver a casa, etc. Lógicamente las rutinas no serán tan rígidas como durante el curso y habrá días excepcionales, pero intenta que sean realmente excepciones. La estructura en su día a día ayuda al niño a sentirse seguro y relajado (y disminuye su irritabilidad).

Incluye en las rutinas diarias un tiempo para ti y para tu pareja si la tienes. Estar todo el día con niños consume mucha energía; darte espacios de relax aumenta tu capacidad de disfrutar de tus hijos y, además, ¡te lo mereces!

– Prepárale para los cambios o acontecimientos especiales. Todos los niños se descolocan cuando les sacan de sus rutinas, pero muchos niños adoptados lo viven con especial angustia. Si váis a hacer un viaje, una excursión o váis a pasar una jornada con sus primos en el campo, prepara a tu hijo hablando de lo que haréis y de cuándo lo haréis. Un calendario en la nevera o en cualquier otro lugar visible puede servir para marcar los días señalados y contar cuánto queda.

– A la hora de hacer planespídele su opinión y muéstrate interesado por lo que dice. Planificar las vacaciones o lo que haremos al día siguiente en familia permite que todos se sientan escuchados y partícipes del plan definitivo, en el que se tratarán de equilibrar los deseos y las necesidades de todos.

– Si váis a hacer un viaje largo en avión o por carretera, no olvides llevar algúnmaterial de entretenimiento. Desde las cartas o el parchís magnético a las cónsolas de videojuegos hay todo un abanico donde elegir. Un cuaderno y un estuche de ceras que no ensucien o lapiceros puede ser de gran utilidad, tanto para dibujar o escribir como para jugar al tres en raya o al ahorcado. Los clásicos juegos como el del “veo-veo” o el de adivinar un personaje no fallan nunca. Para los viajes en coche, llévale la música que le gusta escuchar.

– ¡Habla también del regreso! A veces cosas que parecen obvios para todos no lo son para los niños adoptados. Por increíble que pueda parecer, muchos niños sufren pensando que de nuevo su vida va a cambiar para siempre. Asegúrate de que tu hijo entiende que, tras los días de vacaciones, volveréis a casa.