La aventura continúa

Postadopción Blog. Nadie sabe más que todos juntos.

Filed under: media,Reflexiones al sol,Uncategorized — Beatriz San Román a las 8:36 pm el martes, enero 11, 2011

La foto de portada del diario 20 minutos de ayer estaba dedicada a Antonio Cortes, ganador del concurso de copla de Canal Sur. Antonio nació en Rumanía, país del que salió a los dieciocho meses cuando fue adoptado por una familia de Néjar (Málaga). Lleva, por tanto, más de veinte años con nacionalidad española. ¿Cuánto tiempo más debe pasar para que la persona responsable de los titulares lo vea como un español?

Hermano Mayor:la adopci

Filed under: adolescencia,media — Beatriz San Román a las 11:34 am el martes, febrero 9, 2010

Hace unos días, se emitió en televisión una entrega del programa Hermano Mayor protagonizada por una familia adoptiva. Para los que no tuvieron ocasión de verlo, se puede hacerlo en este enlace.

La situación que narraba era complicada: familia con hija de 19 años, adoptada internacionalmente, en una situación fuera de madre. La chica no parece tener interés por nada que no sea salir con sus amigos, la convivencia está totalmente enquistada: broncas, insultos y desplantes por parte de la hija, patadas, ordenadores que vuelan, impotencia, etc. etc. Miraba la tele con esa incómoda sensación de estar violando la intimidad de terceros que tantas veces me producen este tipo de programas. Su dolor, su sufrimiento y sus dificultades retransmitidas en la tele… Porque si algo veía en la pantalla, era el dolor de todos ellos: el dolor de unos padres que se sienten cada día más pequeños; el de una chica físicamente grande, pero emocionalmente bloqueada al punto de parecer una niña de prescolar. Creo que las imágenes reflejaban bastante bien el drama cotidiano de muchas familias, que seguramente se han sentido menos solas y más comprendidas al verse reflejadas.

Como ocurre siempre con la Super Nanny y similares, el tiempo de producción del programa bastaba para que todo se encaminara y pareciera reconducirse. Siempre me hace sospechar porque lo que en la vida real lleva mucho tiempo, en la tele se arregla con una tanda de patadas a un balón y un par de conversaciones “terapéuticas”.

No me quedó demasiado claro, pero me pareció entender que el “Super Nano” de turno había sido antes deportista de élite y también drogodependiente. Y lo que menos claro me parecía era su modo de afrontar el problema. Vale que una chica de 19 años no es un bebé, vale que uno no puede menos que sentir ternura por unos padres desbordados y maltratados, vale que uno debe decidir si se queda en el papel de víctima o si asume todo lo horrible que le haya podido pasar y tira hacia adelante… Sin embargo, a mí me pareció que el presunto terapeuta iba de duro, y que no estaba dispuesto a recoger el dolor y la rabia de la chica. Su sufrimiento, disfrazado de insolencia y rebeldía, tiene por respuesta un “¿no quieres que te abandonen? Pues eres incoherente, porque con tu comportamiento lo que vas a conseguir es que te vuelvan a abandonar”. Ugh, confieso que sentí una patada en el estómago.

Las adopciones de Bones y dem

Filed under: media,Reflexiones al sol — Beatriz San Román a las 12:41 am el lunes, agosto 31, 2009

 

BONES2Los encargados de traducir los diálogos de las series traducen indefectiblemente “foster home” por “hogar adoptivo” (que ya de por sí suena raro), y “foster family/mother/father” por “familia/madre/padre adoptivo”. Mentes criminales, CSI… no hay ninguna serie policíaca que se precie que no tenga varios capítulos en los que a alguno de los personajes le destrozó la vida su “hogar” o su familia adoptivos. La prota de Bones, una brillante antropóloga con ciertas dificultades para implicarse emocionalmente en sus relaciones, hace referencias constante a las familias adoptivas de su pasado. En la wikipedia, al hablar de ella dicen “La Dra. Brennan no ha tenido una vida nada fácil; a los 15 años entró en el sistema de adopciones debido a que sus padres desaparecieron poco antes de Navidad y su hermano Russ, quien ese entonces contaba con 19 años decidió no hacerse cargo de ella, ya que pensó que estaría mejor con una familia adoptiva”. Cuando uno ve la serie, entiende que no paso por varias adopciones, sino por distintas centros y familias de acogida.

“Foster” no significa adopción, sino algo así como “acogida”, pero nadie parece haberse dado cuenta. Bueno, sí, estoy segura de que no soy el único miembro de una familia adoptiva que pega un respingo cada vez que los problemas psicológicos de un personaje, muchas veces un asesino en serie, se atribuyen a haber pasado su infancia en uno o más “hogares adoptivos” donde sufrió todo tipo de abusos.

En algún momento, me plantée escribir a las cadenas que emiten las series una carta, señalándoles el error de traducción. Los “foster homes” son en realidad centros de menores, y las “foster families”, familias de acogida. Me frenó pensar que, si cambiaran las traducciones, serían las miles de familias de acogida que hay en este país las que pegarían un bote en la silla al ver repetido de forma abrumadora el estereotipo de familia de acogida maltratadora. Una y otra vez. Es como lo de los hombres que tienen una doble vida, con dos familias, una en la Costa Este y otra en la Costa Oeste. ¿Os habéis fijado la cantidad de telefilmes y series que incluyen uno en su argumento? ¿Será una fantasía americana o realmente se habrán dado muchísimos casos?

El año pasado, mientras preparaba un reportaje sobre el tema para el Magazine, conocí decenas de familias acogedoras. Me sirvió para romper muchas de mis ideas preconcebidas, y para darme cuenta de que se parecen bastante a las adoptivas. Si éstas últimas han entendido que no necesitan compartir ADN para querer a sus hijos, las familais de acogida han ido un paso más allá. Han entendido que no necesitan compartir genética ni apellidos para criar y querer a un niño como si fuera su hijo. Ni siquiera una garantía temporal de que seguirá siéndolo en un futuro. Garantía que, por otra parte, no tenemos ninguno…

El dinero corrompe, aqu

Filed under: Adop. Internacional,China,etica-y-adopcion,media — Beatriz San Román a las 12:05 pm el domingo, agosto 23, 2009

Durante mucho tiempo muchos hemos querido creer que China ofrecía un proceso de adopción claro, limpio, sin fisuras. Los orígenes de los menores resultaban difícilmente rastreables pero nadie dudaba de las razones que les habían llevado a ser adoptables: las leyes chinas sobre control de la natalidad daban lugar al abandono de miles de niños (fundamentalmente niñas).

Sin embargo, ya en 2005 saltó a la prensa la noticia del desmantelamiento de una red en las provincias de Hunan y Guangdong.  El Brandeis Institute recoge en su web noticias sobre el tema y afirma que se llevaron a cabo unas 1.000 adopciones de niños sustraídos ilegítimamente. Casos similares fueron apareciendo de forma puntual. Si se tiene en cuenta que del país han salido más de 80.000 niños en los últimos años, podrían considerarse muy bajos… pero son la señal inequívoca de que el sistema debe ser mejorado y corregido.

Este verano hemos tenido conocimiento de otro gran escándalo ligado a la adopción en China; dos, si añadimos la negativa del gobierno holandés a investigar los indicios de corrupción para no perjudicar las relaciones con el gigante asiático (Ver: Dimite la directora de la ecai holandesa “Niños del mundo”). A principios de Julio, el diario chino Southern Metropolis News se hacía eco de las denuncias contra funcionarios que habían vendido a los orfanatos niños para la adopción internacional. Recientemente, Research-China ha publicado la traducción al inglés del artículo, con detalles que ponen los pelos de punta. Los “family-planners” (funcionarios encargados de supervisar el cumplimiento de las políticas de natalidad) arrebataban sus hijos a las familias que no podían pagar las multas por incumplir la ley del hijo único; después declaraban que habían sido encontrados en la calle y se repartían con el orfanato de turno los 3.000 dólares del donativo.

La adopción internacional en China adolece del mismo fallo de base que está corrompiendo el sistema en tantos lugares: ligar las adopciones a las ayudas humanitarias. A la vista de lo que está ocurriendo, resulta hoy de una ingenuidad increíble. Resuenan una vez más en mi mente las palabras de David Smolin: “los pagos y los donativos son el lubricante del tráfico de niños”. También en China.

Para los orfanatos, cada niño que sale del país en adopción supone un ingreso de 3.000 dólares. Si la demanda de adopciones supera la cantidad de abandonos en su zona… cada niño extra supone un pago equivalente a dos años del salario local. Demasiado dinero, demasiado tentador….

Ritmos diferentes para cuestiones diferentes (adopci

Filed under: Adop. Internacional,adopcion-y-etica,ECAIs,etica-y-adopcion,etiopia,media — Beatriz San Román a las 12:34 am el martes, junio 9, 2009

A raí­z del reportaje canadiense del post anterior, los foros de adoptantes han estado de lo más movido. Como no podí­a ser de otra forma, la información ha causado mucha inquietud entre las familias en proceso, que se han organizado para pedir explicaciones tanto a las ECAIs como a la embajada española, al canal de televisión que emitió el video y al consulado etíope en Francia. Lo que quizás sorprende es la celeridad con la que las dos entidades cuyos nombres aparecí­an en el listado del ví­deo han reaccionado emitiendo un comunicado conjunto. En él se explica que han tenido una reunión con la jefa de servicio del Ministerio etíope que “se ha mostrado dispuesta a aclarar esta situación” y “han solicitado la intervención inmediata de la Embajada de España en Etiopía para que, de oficio (sic), realice las oportunas averiguaciones ante el Ministerio de la Mujer de Etiopía, y emita la aclaración correspondiente, ya que ambas entidades estamos siendo víctimas de una manipulación informativa que daña nuestra imagen gravemente”.

Cuando etiopí­a manifestó a las ECAIs que implementaría una nueva política de adopciones que daba prioridad a las parejas sobre las solteras, las monoparentales tuvieron que enterarse a través de internet. Pasaron varias semanas (muy largas para las personas afectadas) antes de que las ECAIs empezaran a informarlas sobre los posibles cupos y la no admisión de nuevos expedientes de personas que adoptaran en solitario.

El pasado 26 de mayo se publicaba en la web del gobierno de EE.UU. que Etiopía había decidido paralizar los juicios de los niños abandonados, ya que el número de abandonos había crecido de forma extraordinaria y se sospechaba que este crecimiento había sido inducido fraudulentamente. No hubo entonces (ni la hay por el momento) ninguna nota informativa explicando que hubieran pedido una reunión urgente con las autoridades etíopes o solicitado al embajador que averiguara qué estaba pasando. ¿Será por qué consideran que un reportaje que les deja en una posición poco clara es mucho más importante que el que se falseen las adoptabilidades de los niños?

¿Manipulación informativa?

En el reportaje se dice que las autoridades etíopes piensan que la adopción se ha convertido en un “gran negocio” para los orfanatos y las ECAIs. La ministra etíope dice que “la mayoría de ellos” no tienen cuentas transparentes y que no se sabe dónde va el dinero. A continuación, la voz en off habla de una investigación llevada a cabo en septiembre por el gobierno de Etiopía. Se investigaron 71 agencias y 31 de ellas no pasaron los controles porque sus instalaciones no cumplían con los mínimos o porque su personal no estaba cualificado. Justo en ese momento es cuando se muestra la primera página de un listado en el que aparecen las dos ECAIs españolas.

Me molesta que siempre que a alguien no le gusta lo que sale en los medios lo califique de “manipulación informativa”, como han hecho ahora las ECAIs implicadas. No voy a poner la mano en el fuego por un periodista canadiense al que ni conozco, pero me parece como poco difícil de creer que haya conseguido que la ministra sostenga el listado y señale con su bolígrafo a CAFAC, la agencia canadiense sobre la que está investigando el periodista.

A estas alturas, a mí el reportaje me merece toda la credibilidad. Me parece sorprendente que las ECAIs den a entender que no saben nada de ese listado (lo mismo que argumenta CAFAC, aunque la ministra asegura que se lo han comunicado). Me parece increíble que, con la cantidad de dinero que se mueve, las ECAIs no cumplan siquiera con los mínimos que marca el gobierno de Etiopía, que seguro que están muy lejos de lo que aquí exigimos a cualquier guardería. Pero, sobre todo, más allá de qué significa estar en esa lista, me parece preocupante que la ministra opine que no hay transparencia en los procesos y que el gobierno etíope haya paralizado los juicios porque sospeche que se está traficando con niños. Y me sorprende (o debería) y me preocupa que nuestras autoridades no hayan paralizado inmediatamente los procesos hasta que se aclaren las dudas.

M

Filed under: ECAIs,etica-y-adopcion,etiopia,media,ORIGENES,Preguntas incómodas — Beatriz San Román a las 3:55 pm el miércoles, junio 3, 2009

Learning the truth – reportaje de la CBC

Es un reportaje emitido por una televisión canadiense (pincha aquí si no se te carga). Las historias que cuentan las familias canadienses son calcaditas de las que circulan por los foros (y por las mesas de la administración que hasta ahora ha mirado para otro lado). Se muestra incluso un documento elaborado por el Ministerio etíope que lleva el tema sobre la falta de garantías. Treintaicinco (¡35!) agencias de adopción bajo sospecha. Solo se ve la primera página del listado; los números 1 y 11 son ECAIs españolas.

Cuando escribí Busco testimonios sobre irregularidades, no me imaginaba ni el volumen ni la crudeza de las respuestas. Huérfanos que en realidad no lo son. Padres que rastrean los orígenes de sus hijos y se encuentran con que todo su expediente es una mentira. “Errores” (¡cuántos errores!) a la baja en la edad de los niños, que cuando llegan resulta que no tienen 3 ó 4 años sino 6 u 8. Niños que, apenas aprenden el idioma, explican su historia, que no se parece en nada a lo que dicen sus papeles.

De distintas ecais, de distintas comunidades autónomas… Una tiene la sensación de que no es que tal o cual representante esté fallando; falla, y estrepitosamente, el sistema. ¿Hasta cuándo las ECAIs y las Comunidades Autónomas van a seguir haciendo la vista gorda? ¿Hasta cuándo van a seguir permitiendo que las familias envíen a Etiopía sus expedientes pensando que todo está bajo control, a sabiendas de que el riesgo de que se encuentren con la tragedia de descubrir que su adopción no fue limpia es cada vez más alto?

Busco testimonios sobre irregularidades

Filed under: Adop. Internacional,media — Beatriz San Román a las 3:34 pm el jueves, marzo 5, 2009

Estoy preparando un artículo sobre la adopción internacional, y entre otros temas, me gustaría reflejar que existen también historias poco claras en cuanto a la actuación de los intermediarios y cómo reacciona la administración ante las irregularidades. Busco testimonios de familias que hayan adoptado en cualquier país, y que, de alguna manera, se hayan sentido engañadas (exigencia de pagos poco justificados, datos falsos, etc).

Si es tu caso, por favor escríbeme contándome tu experiencia a procesosadopcion@ gmail.com (sin espacio después de la @).  

Si conoces alguna familia que podría estar dispuesta a contarme alguna irregularidad en su proceso, te agradecería muchísimo que le pasaras mi mail.

Por supuesto que garantizo el anonimato total, no se trata de hacer un escándalo de ningún caso concreto, sino de reflexionar sobre qué está fallando y cómo se podría mejorar. 

 

Cuando la adopci

Filed under: abandono,dolor,media,Reflexiones al sol — Beatriz San Román a las 2:44 pm el domingo, diciembre 7, 2008

 (La imagen es de uno de mis ilustradores favoritos: Miguel Gallardo).

Hoy el Magazine, el suplemento dominical de La Vanguardia, que se entrega también con una veintena de diarios regionales, publica un reportaje titulado “Cuando las adopciones fallan”.

Cuando me lo encargaron hace ahora un año, no era consciente de lo difícil que iba a ser escribirlo. Difícil porque no hay manera de obtener datos para cuantificar el problema. Difícil porque cada nueva historia de fracaso de la que tenía conocimiento era un drama en toda regla. Difícil porque una y otra vez te asalta el interrogante de si se podía haber evitado. Difícil porque, cuando el fracaso es inevitable, no siempre el sistema trabaja para dar una respuesta a los niños que lo han sufrido. Y, difícil en suma, porque soy madre y persona.

Versión digital del reportaje: Cuando las adopciones fallan.

O aún mejor, te lo puedes descargar en PDF: Cuando las adopciones fallan

En la versión web, se ha quedado fuera un parrafito que copio a continuación:

Condena en Irlanda. En 2006, el Alto Tribunal de Dublín condenó a Joe Dowse y a su esposa a indemnizar con 100.000 euros al pequeño de cuatro años que adoptaron de bebé y años después retornaron a un orfanato en Yakarta porque la adopción “no estaba funcionando”. El pequeño conservará además la nacionalidad irlandesa y el derecho de herencia sobre sus padres adoptivos.

Filed under: legislacion,media,ORIGENES — Beatriz San Román a las 9:43 pm el martes, octubre 14, 2008

Después de un montón de días en que los medios, sus columnistas y sus contertulios hablaban a todas horas de la crisis económica, el Gobierno catalán presenta un anteproyecto de ley ¡y ya tenemos nuevo temita para amenizar tardes y mañanas!

El anteproyecto consta de más de 100 páginas (descargar texto completo), pero casi todos los debates y tertulias se han centrado bien en la parte que hace referencia a los arreglos tras el divorcio o la separación, bien en el artículo 235-49. Lo primero parece lógico, pues es ése un tema en el que la realidad ha superado la normativa, pero ¿por qué llama tanto la atención el artículo que dice que los adoptantes deben informar a sus hijos de que son adoptados?

Pues se diría que llama la atención por todo menos por lo que debería llamarla. Resulta un tanto patético ver como programas de radio y televisión han reunido a padres, psicólogos y otros especialistas para tratar de debatir si los padres estaban o no obligados, si los 12 años era o no demasiado pronto, si era mejor o no para los niños saber que fueron adoptados… No había demasiado que debatir. Salvo algún locutor que toca de oído y que no conoce el tema a fondo, en seguida todos se manifestaban de acuerdo en que sí, en que los hijos necesitan y tienen derecho a saberlo desde pequeños, en que hoy en día la práctica totalidad de los adoptantes lo sabe y les cuentan a sus hijos desde pequeños cómo llegaron a la familia.

El verdadero debate no era ése, sino la necesidad y eficacia de una normativa así. Claro que los padres debemos ser quienes les digamos a los hijos las cosas que necesitan saber, y eso incluye la verdad sobre su historia. También les debemos explicar los riesgos del tabaco, el alcohol o las drogas, ¡pero nadie se plantea legislar sobre eso!

Sorprende un artículo corto, que recalca un deber que ya es conocido por los adoptantes (con una postura firme en sentido contrario, seguro que te deniegan la idoneidad), y que no ofrece ninguna vía de aplicación práctica. Porque no puede haberla, claro. ¿Cómo van a comprobar el cumplimiento de la ley? ¿Llamando a los adoptados a los 13 años para preguntarles si saben que lo son? ¡Eso sería una violación de la intimidad y un flaco favor a los niños!

En la Guía de adopciones, he escrito una columnita sobre este tema. Es algo larga, pero me parece que en este tema, visto lo visto, todavía nos queda mucho por hacer para aclarar y normalizar la realidad de nuestras familias.

Veremos si la ley que finalmente se apruebe sigue o no recogiendo este precepto. Si lo hace, poco habremos ganado en el respeto realde los derechos de los adoptados, pero habremos dado un paso atrás en la normalización de la adopción. Los padres, lleguen los hijos por el camino que lleguen, tenemos la patria potestad de nuestros hijos, y eso implica la obligación de proveerles de lo que necesitan para crecer sanos y equilibrados. El sentido común y la formación preadoptiva son el camino para conseguirlo, no leyes ambiguas que en nada cambian la realidad de los hogares.

 

Art

Filed under: Adop. Internacional,Adopcion interracial,Adopcion y Escuela,enlaces,media — Beatriz San Román a las 11:59 am el miércoles, mayo 28, 2008

dibuBeto
Ilustración: Flavio Morais

Os paso el link de un artículo publicado en el Magazine de La Vanguardia, y que reflexiona sobre cómo debe la escuela adaptarse a los nuevos tiempos.

En las clases hay niños que viven en familias no-tradicionales (adoptivas, pero también monoparentales, homoparentales, reconstituídas, etc.) y niños que vienen de lugares lejanos. Si las familias ya no las forman necesariamente un padre, una madre y unos hijos con los que comparten ADN, ¿no va siendo hora de revisar el concepto de familia y el modo en que la genética se enseña en las escuelas? Si los orígenes (y los rasgos físicos) de nuestra población y del alumnado ya no son sólo caucásicos, ¿hasta cuándo vamos a seguir manteniendo el “color carne” o “el color piel”?

Podéis leer el artículo completo en este enlace. Entre los comentarios he visto el nombre de algún amigo del blog. ¿Alguien más se anima a dejar el suyo? 😉

Página siguiente »