La aventura continúa

Postadopción Blog. Nadie sabe más que todos juntos.

Siguen suspendidas las adopciones en Cabo Verde

Filed under: Cabo Verde — Beatriz San Román a las 2:24 pm el miércoles, noviembre 23, 2011

La embajada española en Cabo Verde ha informado de que la reforma legislativa necesaria para adaptar la ley de adopciones del país al Convenio de La Haya todavía no está lista y no tiene fecha prevista. Según la nota oficial, siguen existiendo muchos problemas para determinar la adoptabilidad de los menores, ya que hasta hace poco no existía la obligatoriedad de inscribir los nacimientos en el correspondiente Registro, lo que complica comprobar la identidad de los menores.

Como consecuencia,  la tramitación de expedientes de adopción internacional en Cabo Verde sigue en suspenso, en espera de que se den las condiciones necesarias para garantizar los procesos.

 

Filed under: Adop. Internacional,Cabo Verde — Beatriz San Román a las 10:43 pm el sábado, agosto 8, 2009

El  colapso del sistema en los países de los que tradicionalmente salían la mayor parte de los niños adoptados internacionalmente es evidente. Algunos ya han anunciado que no necesitan nuevas solicitudes para adoptar niños pequeños y sanos; en otros, se ha producido un incremento brutal de los tiempos de espera. Y, lo que es aún peor, el envío masivo de expedientes en un número muy por encima de las necesidades reales ha multiplicado las evidencias de adoptabilidades fraudulentas en países donde las autoridades no tienen los mecanismos para controlarlas: Kazajstán, Vietnam, Etiopía…

Ante esta situación, y acuciados por la cacareada “presión de las familias”, algunas administraciones se han lanzado a buscar nuevos destinos a los sueños de adopción. Y, una vez más, lo hacemos empezando la casa por el tejado. En lugar de plantear un sistema transparente, donde sean las autoridades del país de origen las que comuniquen cuántas familias necesitan y de qué perfiles, lo habitual es que mandemos primero los expedientes y a ver qué pasa. En el mejor de los casos, esa política puede llevar a crear falsas expectativas en los adoptantes; en otros, ya lo hemos visto demasiadas veces, una vez el número de expedientes supere el número real de niños que necesitan ser adoptados, el sistema tiende a corromperse y a convertirse en tráfico de niños.  Tomemos el ejemplo de Cabo Verde, un pequeño país africano con poca tradición en la adopción internacional.

Cabo Verde: una o dos adopciones internacionales al año

Según las autoridades caboverdianas, en el 2008 tuvo lugar una sola adopción internacional, de la que desconocemos el país de destino. Según las cifras de la AICAN, entre los años 2002 y 2007 se realizaron en el país un total de 5 adopciones: una en Francia, una en Suecia y 3 en Italia.

Nota añadida en octubre, 2009: Seguramente faltan en estas cifras aquellos casos tramitados directamente a través de un abogado sin que interviniera el Instituto Caboverdiano (que es quien tiene las competencias en materia de adopción internacional) ya que en ellos los niños salían del país con una tutela pero no como adoptados).

¿Por qué salen tan pocos niños en adopción de este país? Para empezar, porque Cabo Verde es un país pequeño, con una población de 427.000 habitantes. Según los datos de UNICEF, casi un 90% de sus menores en edad escolar asiste a centros de enseñanza. Los datos oficiales dicen que tienen unos 300 menores institucionalizados, de los que un porcentaje muy elevado corresponde a adolescentes. Los que tienen menos de 11 años representan sólo un 15% del total.  Hay que aclarar además que el que un niño esté viviendo en un centro de menores en un determinado momento no significa que sea huérfano ni que sea adoptable.
48 expedientes canarios a la espera de asignación

Con estos datos, sorprende enormemente que solo desde las Islas Canarias se hayan concedido nada menos que 48 C.I. para adoptar en Cabo Verde. ¡Cuarenta y ocho para un país que el año pasado dio un solo niño en adopción! Al ritmo actual, algunos de ellos tardarían más de 20 años en conseguir asignación…

Pero no, que nadie se preocupe porque la Directora General de Protección del Menor y la Familia canaria ya ha ido a hablar con las autoridades caboverdianas para “estrechar relaciones en materia de adopción internacional”. Y, para que todo sea claro y transparente, han informado a la prensa y han colgado la información sobre las reuniones en su web.

Curiosamente, no les han preguntado (o no han querido compartir con nosotros la respuesta) cuántos expedientes de familias portuguesas, francesas, suecas, italianas y de otros países están a la espera de asignación, lo que hubiera sido un dato muy revelador. Según la nota informativa publicada por el gobierno canario, las autoridades caboverdianas les han hecho saber que no salen más niños en adopción porque son niños que tienen padres, y éstos no quieren renunciar a sus hijos.

Seamos serios. Cabo Verde afirma que tiene sólo unos 45 niños menores de 11 años en sus centros. De ellos, con toda probabilidad, más de la mitad tiene más de 5, así que vamos a suponer que hay unos 20 niños menores de esa edad, de los cuales no sabemos cuántos pero un porcentaje “x” tiene algún tipo de discapacidad o enfermeda seria. Tampoco sabemos las razones por las que están viviendo en centros, pero podemos imaginar que la precariedad económica de sus familias sea el motivo más frecuente. Como me recuerda una buena amiga que lleva años como cooperante en distintos lugares de África, en muchos lugares siguen creyendo que el internamiento en un centro es sinónimo de una mejor educación.

Pero lo que sí han dicho con claridad las autoridades de Cabo Verde es que ¡¡¡ todos ellos tienen padres que no quieren que sean adoptados!!! ¡Ese es el motivo por el que se hacen tan pocas adopciones al año! .. y por el que hay  familias de otros países esperando desde hace años una asignación que no llega.

Pero hete aquí, que en un quiebro sin precedentes, se nos quiere hacer creer que la implementación del Convenio de la Haya en el país va a incrementar las cifras de adoptabilidades. Según la nota del gobierno canario “con la aplicación del Convenio de la Haya” en el país, a partir de noviembre se va a intentar que la administración caboverdiana, sin necesidad de que intervenga un juez, pueda determinar la adoptabilidad de los niños en contra del criterio de sus padres. ¿Nos estamos volviendo locos?

El Convenio de la Haya recoge que la adopción internacional es el último recurso solo considerable cuando todo lo demás ha fallado por lo que, cuando un país lo ratifica, las cifras de adopción tienden a disminuir. También recoge la obligatoriedad de que las adopciones se hagan entre los organismos responsables de los dos países, por lo que lo de recurrir a un abogado al margen del sistema del Instituto Caboverdiano  responsable dejará de ser posible.

El Convenio de la Haya está basado en la Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos del niño, que reconoce el de crecer en la familia en la que nació salvo cuando ésta ponga en riesgo su sano desarrollo. Y ese derecho debe ser defendido con independencia de su situación económica, cosa que también dice su texto. Claro que seguramente la persona a la que encargaron escribir la nota para dar bombo al viaje de la Directora General no debe haberse leído ni uno ni otro convenio.

¿Tiene sentido mandar decenas de expedientes a un país que afirma que hoy por hoy no tienen ningún niño adoptable? Sabiendo todo lo que sabemos (incluyendo que lo más habitual es que los anunciados cambios sobre las leyes que rigen las adopciones tarden muchos meses, a veces años, en llevarse a cabo), ¿no sería más lógico esperar a ver si realmente se llevan a cabo y cuáles son sus consecuencias?