La aventura continúa

Postadopción Blog. Nadie sabe más que todos juntos.

Adolescencia y adopci

Filed under: adolescencia — Beatriz San Román a las 10:33 pm el sábado, enero 29, 2011

Noelia, que asistió a la conferencia de Jaume Funes organizada por IMA, ha escrito el siguiente resumen para todos los que no pudimos asistir (¡gracias, guapa!).

Lamento deciros que no seré capaz de transmitiros su sentido del humor, pero ahí va el resumen. Me parece que a muchos de nosotros nos falta tiempo aún para tener hijos adolescentes, pero la etapa infantil es el mejor momento para preparar una buena adolescencia, así que no está mal ir pensando en ello, ¿no?

Dos conceptos básicos:

  1. Primero son adolescentes, después adoptados, después (quizás) tienen alguna dificultad singular. NO olvidar este orden al contemplar su comportamiento
  2. ¿Qué tienen de especial los adolescentes adoptados? necesitan mayores dosis de paciencia y esperanza que un adolescente estandard

A continuación, os anoto una ráfaga de ideas que fue apuntando el orador:

– Ver con qué tipos de adolescentes se identificará. Es fácil que tenga tendencia a buscar compañías complicadas, ya que se harán presentes los fantasmas del pasado. Se cuestionará las razones de su abandono y, además, se sentirá mal por creer que está siendo desagradecido con su familia adoptiva.

-La guerra de todo adolescente es ser libre ante unos adultos que lo siguen viendo como un niño. El mayor interés de un adolescente es vivir la vida sin pensar en los peligros (y, a la mínima contradicción, se rebota).

-La pregunta ¿y a mí por qué me abandonaron? le lleva a incrementar las conductas de riesgo habitual en los adolescentes.

-Los adolescentes ponen en tela de juicio todo lo que han aprendido, pero pasada esta etapa, lo recuperan, así que es imprescindible que los padres sigamos echando moneditas en la hucha, que algún día las encontrarán.

-La adolescencia es un tiempo para divertirse, para descubrir, así que es imposible protegerlo de todo mal. Los padres solo podemos poden redes de seguridad, enseñarles a protegerse, pero no eliminar los peligros.

-La adolescencia dura mucho, pero se acaba

A continuación, os resumo el catálogo de criterios optimistas que nos ofreció:

1.¿Con qué mirada nos acercamos a nuestros hijos? Hay que esforzarse por buscar las cosas positivas. Además, como todos, en casa suelen sacar su cara más negativa, pero no dejan de tener una positiva

2. Aprender a mirar, observar y saber preguntar sobre lo que sienten y viven

3. Tener conflictos no es tener problemas. En general, a los padres adoptivos nos tocará una mayor ración de conflicto. Los chicos necesitan rebotarse y nosotros somos su pared de frontón. Con ellos no sirve cualquier respuesta. A veces tenemos solo una y esta no es válida…

4. No olvidar que la adolescencia es un tiempo de malestar per se. Todo se vive con una gran intensidad y se pasa de un extremo al otro en un plisplás.

5. La escuela es un territorio adolescente. Ir a estudiar no es la prioridad, sino que van a relacionarse con sus iguales y a vivir.

6. Hay que construir espacios de confluencia educativa a su alrededor. Necesitamos personas muy diversas a su alrededor. Hay muchos aspectos que nuestros hijos difícilmente van a hablar con total libertad con nosotros (sexualidad, temores…), a veces por vergüenza, a veces por temor a herirnos. Funes proponía que tuvieran adultos de referencia con quien puedan hablar con total libertad.

7.Suprimir la distancia, construir la proximidad. Aceptar convertirse en adultos cercanos, demostrando interés por su mundo más que interrogando. Respetar siempre su tempo de disponibilidad, que a menudo no es “práctico” para los padres.

8.Querer acompañar. Pensar que estamos haciendo una inversión a medio plazo y que los resultados no serán inmediatos.

9. Controlar la angustia que nos producen sus riesgos, pero garantizando que no se destruyan.

10. Dejar de tratarlos como menores, tratarlos como sujetos responsables, ayudarlos a marcarse sus propios límites. Añado también una frase que leí en algun sitio: enseñarles a ser capaces a decir “no” a lo que piensa el grupo.

Preadolescentes, adolescentes y seguridad en internet

Filed under: adolescencia — Beatriz San Román a las 3:44 pm el miércoles, septiembre 8, 2010

Save the Children ha lanzado una campaña de concienciación sobre el uso de internet entre los más jóvenes. En este enlace, se puede ver la nota de prensa que explica esta acción. Y aquí pongo el video, lástima que la animación no sea ninguna maravilla…

Hermano Mayor:la adopci

Filed under: adolescencia,media — Beatriz San Román a las 11:34 am el martes, febrero 9, 2010

Hace unos días, se emitió en televisión una entrega del programa Hermano Mayor protagonizada por una familia adoptiva. Para los que no tuvieron ocasión de verlo, se puede hacerlo en este enlace.

La situación que narraba era complicada: familia con hija de 19 años, adoptada internacionalmente, en una situación fuera de madre. La chica no parece tener interés por nada que no sea salir con sus amigos, la convivencia está totalmente enquistada: broncas, insultos y desplantes por parte de la hija, patadas, ordenadores que vuelan, impotencia, etc. etc. Miraba la tele con esa incómoda sensación de estar violando la intimidad de terceros que tantas veces me producen este tipo de programas. Su dolor, su sufrimiento y sus dificultades retransmitidas en la tele… Porque si algo veía en la pantalla, era el dolor de todos ellos: el dolor de unos padres que se sienten cada día más pequeños; el de una chica físicamente grande, pero emocionalmente bloqueada al punto de parecer una niña de prescolar. Creo que las imágenes reflejaban bastante bien el drama cotidiano de muchas familias, que seguramente se han sentido menos solas y más comprendidas al verse reflejadas.

Como ocurre siempre con la Super Nanny y similares, el tiempo de producción del programa bastaba para que todo se encaminara y pareciera reconducirse. Siempre me hace sospechar porque lo que en la vida real lleva mucho tiempo, en la tele se arregla con una tanda de patadas a un balón y un par de conversaciones “terapéuticas”.

No me quedó demasiado claro, pero me pareció entender que el “Super Nano” de turno había sido antes deportista de élite y también drogodependiente. Y lo que menos claro me parecía era su modo de afrontar el problema. Vale que una chica de 19 años no es un bebé, vale que uno no puede menos que sentir ternura por unos padres desbordados y maltratados, vale que uno debe decidir si se queda en el papel de víctima o si asume todo lo horrible que le haya podido pasar y tira hacia adelante… Sin embargo, a mí me pareció que el presunto terapeuta iba de duro, y que no estaba dispuesto a recoger el dolor y la rabia de la chica. Su sufrimiento, disfrazado de insolencia y rebeldía, tiene por respuesta un “¿no quieres que te abandonen? Pues eres incoherente, porque con tu comportamiento lo que vas a conseguir es que te vuelvan a abandonar”. Ugh, confieso que sentí una patada en el estómago.