La aventura continúa

Postadopción Blog. Nadie sabe más que todos juntos.

Acogimiento de ni

Filed under: Uncategorized — Beatriz San Román a las 9:50 pm el Miércoles, enero 20, 2010

Conocí al presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, el pasado otoño en la Facultad de Ciencias de la Educación de Badajoz, tras la clausura de unas jornadas sobre adopción y escuela. Estuvimos conversando cerca de 15 minutos, y me pareció un hombre cabal y prudente. Con un café en la mano, contaba que la etapa más dura que había vivido en su carrera había sido la de responsable de protección de la infancia. Le entendí perfectamente: para cualquiera con un mínimo de sensibilidad, no hay cosa peor que ver niños y niñas que sufren lo que no está escrito, y sentirse impotente ante su dolor.

Imagino que de esa sensibilidad nace la idea de ofrecer hogares extremeños para los menores haitianos. Las imágenes e informaciones de los medios de comunicación sobre el terremoto y sus consecuencias nos contraen el estómago. El cuerpo nos pide a gritos reconducir el dolor y la impotencia en alguna acción positiva. Nos dicen que miles y miles de pequeños se han quedado sin hogar, ¿por qué no ofrecerles los nuestros? Parece una ecuación de lo más simple pero las cosas no son tan sencillas.

Desde CORA que rápidamente ha colocado un comunicado en su página web, la Cruz Roja, Save the Children y la Plataforma por la Infancia se pide reflexión a aquellos que están pensando en que la mejor solución para esos niños es sacarlos inmediatamente del país. Los Servicios Sociales Internacionales han emitido una nota al respecto, que aparece reproducida en su versión española en la web de CORA. Sus argumentos son sólidos. No es el momento de pensar en acogimientos ni adopciones (que, por cierto, la ley de adopción internacional de 2007 prohibe en circunstancias como ésta).

Algunos piensan que es sólo burocracia lo que impide a esos niños ser acogidos en familias extremeñas o de donde sea. ¿Cómo pueden decir que estar allí es mejor que estar aquí? preguntan con incredulidad. Son niños que están viviendo una situación dramática. Muchos han perdido además de su casa (si es que la tenían), personas queridas en esta tragedia. Unicef, Cruz Roja y Save the Children, en colaboración con el gobierno haitiano, están organizando lugares seguros donde acogerlos y un registro de menores no-acompañados (leer más en la web de Unicef). La prioridad es reunirlos cuanto antes con su familia.

Imagino por un momento que sucede algo parecido en mi ciudad, una catástrofe imprevista de proporciones descomunales de esas a las que el cine americano nos tiene casi acostumbrados. Imagino que la ciudad queda devastada y que mi hija queda vagando sola por las calles en medio del caos. Haced la prueba, intentad imaginaros que es vuestro hijo el que queda perdido en el desastre. ¿Hay alguien que pueda imaginar que lo mejor sería que los cascos de la ONU nada más llegar lo sacaran del país y lo mandaran en acogimiento temporal a una familia japonesa?

Los niños que han quedado vagando solos por las calles de Puerto Príncipe necesitan ayuda y protección. Necesitan agua, comida …y, sobre todo, reencontrarse con los suyos. Si sus padres han fallecido, con sus hermanos mayores, con sus abuelos, con sus tías… ¿Cómo negarle a un niño en estas circunstancias el consuelo y el abrazo de quienes le quieren?

Hasta que no se hayan agotado las posibilidades de reagrupación familiar, ningún niño debería salir del país. Y eso, a buen seguro, llevará mucho tiempo. Ahora toca ayudar, pero de otra manera. En este enlace de RTVE están las cuentas de emergencia que han abierto diferentes entidades.

Con el coraz

Filed under: Uncategorized — Beatriz San Román a las 2:42 pm el Sábado, enero 16, 2010

Llevaba tres dí­as con el estómago en un puño, pero ayer finalmente eché hasta la última papilla. Creo que fueron las declaraciones del obispo Munilla diciendo que lo ocurrido en Haití­ no era tan grave como la miseria moral de los españoles las que colmaron el vaso. Ya sé que después las ha matizado, y conozco la iglesia lo suficiente para entender aunque no la comparta la lógica detrás de una comparación tan desafortunada que suena a exabrupto, pero eso no quita que esas meteduras de pata sean, para algunos como yo, un golpe que duele en la misma boca del estómago.
La preocupación por las personas queridas que viven allí, la imposibilidad de contactar por teléfono, las noticias sobre ellas que llegan con cuentagotas, las que no se sabe cuándo ni cómo llegarán. Duele. En lo más hondo.
Y, de otra parte, explicarle a mi hija lo que ha pasado y lo que está pasando, sin someterla a ese aluvión de imágenes escabrosas que yo misma me siento incapaz de asimilar (los adultos de la casa nos informamos por los diarios, la radio e internet; los informativos televisados han quedado vetados). Preguntarse por dónde andará su cabecita o qué le habrán dicho en el cole. Escuchar lo que dice (y lo que no dice) y encontrar respuestas adecuadas.
Algunas personas me han preguntado sobre dónde es mejor hacer un donativo y a quién. Aunque suelo ser más partidaria de las pequeñas entidades autogestionadas con pocos gastos de infraestructura interna y buen conocimiento del terreno, en este caso me decanto por la Cruz Roja, que tiene un cómodo sistema para donativos online, por varios motivos:
– Son de las pocas organizaciones que están pudiendo llegar al terreno de forma inmediata. Sin fuel para repostar, sin torre de control en el aeropuerto, con las comunicaciones terrestres destrozadas, hace falta más que buenas intenciones para que la ayuda llegue a destino.
-Aunque son conscientes de que ésta es posiblemente la catástrofe reciente más complicada de gestionar a la que se han enfrentado, tienen experiencia en situaciones de este tipo. Conocen las prioridades, los riesgos, lo que funciona y lo que no en una situación tan extraordinaria. Y eso, en estos momentos, es clave.

Una advertencia: es importante no dar los datos personales (y más si lo que piden son los de la VISA) a entidades no conocidas. El FBI advirtió ayer que han aparecido más de 400 webs sobre el terremoto. Muchas de ellas piden donativos para Haití­, y se teme que una parte de ellas sean fraudulentas.

Se acab

Filed under: Adop. Internacional,Adopcion y Escuela,adopcion-y-etica,CORA,ECAIs,Historias personales,Reflexiones al sol — Beatriz San Román a las 2:42 pm el Sábado, enero 9, 2010

Lamentablemente, no ha estado muy activo últimamente. Creo que, en gran parte, se debe a que las personas que normalmente escriben han estado más ajetreadas que de costumbre: mudanzas, nuevos trabajos, situaciones personales más o menos complicadas… ¡y yo que pensaba que la crisis al menos nos iba a traer más tiempo libre!

Por lo que a mí respecta, el 2009 ha sido un año… intenso. Ha sido un año muy guapo, lleno de pequeños momentos para paladear y saborear, mucho que pensar y mucho por hacer. Muchos posts se han quedado en el tintero mientras los días se me escurrían entre los dedos. El último trismestre pintaba tranquilito, pero finalmente ha sido un período muy ajetreado:

– Acepté muchas invitaciones para dar charlas en asociaciones, jornadas sobre adopción y también para seminarios en centros de recursos para profesores en torno a temas como la adopción y la diversidad en las aulas, el racismo en la escuela, etc.. De Gijón a Córdoba, de Cáceres a Girona, de Zaragoza a Badajoz… De cada viaje, me traje nuevas cosas en las que pensar,  y esa sensación de conocer gente que no resigna, que lucha y resiste para que las cosas cambien a mejor… ¡vitaminas para el alma!

– Tras el verano, nos comunicaron que el Ministerio ampliaba por tres años más la financiación del estudio sobre La integración familiar y social de los menores adoptados internacionalmente: perspectivas multidisciplinares y comparativas, que finaliza el próximo mes de marzo y que ahora cambiará su nombre para ampliar su temática: Adopción Internacional y Nacional: Familia, educación y pertenencia Es una excelente noticia, porque a estas alturas ya no tengo dudas de que es el más ambicioso de cuantos se han hecho sobre el tema en España y creo que, a través del intercambio entre los distintos grupos de trabajo que lo componemos, avanzamos cada vez un poquito más deprisa en descubrir y entender las complejidades que entraña.

– En octubre, volví a  la Universidad (a mi edad, a algunas les da por la liposucción y otras nos damos de bruces con formas más radicales de mantenerse en forma ja ja). Para rematar el mes, tuve un accidente de tráfico, que me ha dejado un problema en las cervicales que todavía me tiene en situación de baja, pero al que espero dejar atrás cuando acabe la rehabilitación.En diciembre, se publicaron finalmente dos reportajes sobre temas relacionados con la protección de la infancia en los que venía trabajando desde el 2008. El primero, al que finalmente pusieron por título Mimos de familia, lo disfruté enormemente. El segundo, Adopciones en la encrucijada, me obligó a mirar de frente las incongruencias y los fallos del sistema, y el drama enorme para todos los implicados que se esconde detrás de eso que eufemísticamente se llaman “irregularidades”.

– En el medio, asistí en representación de CORA a las jornadas sobre el marco de garantías en la adopción internacional organizadas por el Ministerio y el Gobierno de Aragón. Sabíamos de antemano que los discursos sobre la necesidad de extremar el control y las precauciones para evitar adoptabilidades fraudulentas de las asociaciones de CORA y de las ECAIs eran muy distintos; lo que no sabíamos es que los representantes de éstas últimas eran tan cobardes como para tratar de silenciar las cosas turbias que están ocurriendo mediante la difamación y la calumnia. Curiosamente, cuando se les ha solicitado vía bureaufax que asumieran o negaran la autoría del libelo que repartieron en las jornadas y que venía firmado por las distintas federaciones de ECAIs, han dado la callada por respuesta. El tema hubiera dado seguramente mucho de sí en el blog, pero me faltaron ganas y tiempo. Si a alguien le interesa, dejo los enlaces al comunicado de CORA y a mi respuesta sobre el tema.

Se acabó el 2009 y el 2010 me encuentra con muchos proyectos interesantes, muchas preguntas a las que encontrar respuesta y muchas ganas de seguir disfrutando de la vida, de mi familia, de los amigos… Espero que sea un buen año para todos, y que el blog se reactive… aunque sea con posts más cortos. ¡La aventura continúa! ¡Feliz 2010!

specialmente el último trimestre.