La aventura continúa

Postadopción Blog. Nadie sabe más que todos juntos.

Las adopciones de Bones y dem

Filed under: media,Reflexiones al sol — Beatriz San Román a las 12:41 am el Lunes, agosto 31, 2009

 

BONES2Los encargados de traducir los diálogos de las series traducen indefectiblemente “foster home” por “hogar adoptivo” (que ya de por sí suena raro), y “foster family/mother/father” por “familia/madre/padre adoptivo”. Mentes criminales, CSI… no hay ninguna serie policíaca que se precie que no tenga varios capítulos en los que a alguno de los personajes le destrozó la vida su “hogar” o su familia adoptivos. La prota de Bones, una brillante antropóloga con ciertas dificultades para implicarse emocionalmente en sus relaciones, hace referencias constante a las familias adoptivas de su pasado. En la wikipedia, al hablar de ella dicen “La Dra. Brennan no ha tenido una vida nada fácil; a los 15 años entró en el sistema de adopciones debido a que sus padres desaparecieron poco antes de Navidad y su hermano Russ, quien ese entonces contaba con 19 años decidió no hacerse cargo de ella, ya que pensó que estaría mejor con una familia adoptiva”. Cuando uno ve la serie, entiende que no paso por varias adopciones, sino por distintas centros y familias de acogida.

“Foster” no significa adopción, sino algo así como “acogida”, pero nadie parece haberse dado cuenta. Bueno, sí, estoy segura de que no soy el único miembro de una familia adoptiva que pega un respingo cada vez que los problemas psicológicos de un personaje, muchas veces un asesino en serie, se atribuyen a haber pasado su infancia en uno o más “hogares adoptivos” donde sufrió todo tipo de abusos.

En algún momento, me plantée escribir a las cadenas que emiten las series una carta, señalándoles el error de traducción. Los “foster homes” son en realidad centros de menores, y las “foster families”, familias de acogida. Me frenó pensar que, si cambiaran las traducciones, serían las miles de familias de acogida que hay en este país las que pegarían un bote en la silla al ver repetido de forma abrumadora el estereotipo de familia de acogida maltratadora. Una y otra vez. Es como lo de los hombres que tienen una doble vida, con dos familias, una en la Costa Este y otra en la Costa Oeste. ¿Os habéis fijado la cantidad de telefilmes y series que incluyen uno en su argumento? ¿Será una fantasía americana o realmente se habrán dado muchísimos casos?

El año pasado, mientras preparaba un reportaje sobre el tema para el Magazine, conocí decenas de familias acogedoras. Me sirvió para romper muchas de mis ideas preconcebidas, y para darme cuenta de que se parecen bastante a las adoptivas. Si éstas últimas han entendido que no necesitan compartir ADN para querer a sus hijos, las familais de acogida han ido un paso más allá. Han entendido que no necesitan compartir genética ni apellidos para criar y querer a un niño como si fuera su hijo. Ni siquiera una garantía temporal de que seguirá siéndolo en un futuro. Garantía que, por otra parte, no tenemos ninguno…