La aventura continúa

Postadopción Blog. Nadie sabe más que todos juntos.

El triunfo de Obama, mi hija y la lucha contra el racismo

Filed under: racismo,Reflexiones al sol — Beatriz San Román a las 2:22 pm el Jueves, noviembre 6, 2008

Será porque la falta de sueño me pone sensible, pero confieso que no he podido reprimir las lágrimas viendo las noticias de la victoria de Obama. No sé si el nuevo presidente lo hará bien o mal, si como dicen muchos está condenado a defraudar porque ha despertado unas expectativas enormes. En cualquier caso, el simple hecho de que un no-caucásico haya alcanzado la presidencia de los EE.UU. es por sí mismo un avance histórico. Me he emocionado viendo en televisión la celebración del triunfo en las calles. Un padre afroamericano, con dos hijos de edades muy parecidas a la de la mía) explicaba al periodista que sí, que era de noche y al día siguiente habría que madrugar e ir al colegio, pero que dentro de 20 años sus hijos recordarían que habían vivido ese momento histórico.

A veces las contradicciones de los norteamericanos me sacan de quicio, seguramente porque es más fácil ver la paja en el ojo ajeno. Pero en momentos como éste, no puedo menos que quitarme el sombrero ante un pueblo capaz de cambiar la historia y de poner una piedra gigante en la evolución de nuestra civilización. Un negro en la Casa Blanca era algo inconcebible hace solo cinco años. Mi amigo Gary, norteamericano, negro y nada dado a las sensiblerías, me cuenta que ha llorado al pensar que si su abuelo hubiera tardado solo tres años más en morir, hubiera podido verlo.

Algún día, quizás lo vean nuestros hijos o nuestros nietos, nadie se sorprenderá porque alguien con rasgos africanos o asiáticos pueda ocupar el puesto que hoy ocupan Zapatero o Esperanza Aguirre. Hoy por hoy, por mucho que las encuestas dijeran que la mayoría de los españoles preferíamos que ganara Obama, temo que está aún muy lejos el que algo así pueda suceder. ¡También nosotros tenemos nuestras contradicciones sin resolver!

La victoria de Obama me ha dado la oportunidad de hablar con mi hija sobre el racismo desde el optimismo. Hemos hablado de la guerra de secesión, de la esclavitud, de los prejuicios, y hasta del nazismo. (Mi hija tiene una amiga israelí, o como ella dice “hebrera”, y el tema ya había salido alguna vez porque algo habían oído del niño del pijama de rayas). Pero también de cómo la sociedad ha ido avanzando, de cómo las leyes han ido recogiendo el derecho a la igualdad, de lo mucho que ha cambiado el país donde vivimos en unas décadas… Me ha hecho mil preguntas, ávida de entender y de saber. Y, si lo pienso, me parece que es lo más natural: hablar de los prejuicios que la sociedad transmite sobre los que son como ella le es imprescindible para protegerse de ellos; hablar de las razones por las que es importante el triunfo de Obama también, porque le permite creer que seguimos en la lucha, y que un futuro mejor es posible. YES, WE CAN!