La aventura continúa

Postadopción Blog. Nadie sabe más que todos juntos.

Informaci

Filed under: NE — Beatriz San Román a las 2:04 pm el domingo, septiembre 21, 2008

Entrevista digital a Isabel Azcona 

Isabel Azcona


Dado el gran número de solicitudes de adopción para niños pequeños y sanos, no es de extrañar que los trámites de adopción sean cada vez más largos. Y, sin embargo, hay muchos niños, tanto en España como en los orfanatos y centros de otros países, que esperan desesperadamente que alguien quiera adoptarlos. 

Son niños algo mayores, que pertenecen a un grupo de hermanos o que tiene algún problema físico o psíquico. Se les considera menores con “necesidades especiales” y no siempre, cuando una familia se interesa por la posibilidad de adoptar, recibe una información completa de lo que ello significa, ni del amplio abanico de circunstancias que engloban.

En la Guía de Adopciones, entrevistarán esta semana a Isabel Azcona. Madre por cuatriplicado (tiene tres hijos adoptados, dos de ellos con necesidades especiales), ha desarrollado su carrera profesional en el campo de la protección de la infancia y es desde hace 8 años subdirectora de un centro de menores en conflicto social. Isabel es, además, una luchadora dulce y comprometida, que lleva ya años en el empeño en informar y acompañar a las familias que consideran la posibilidad de adoptar a uno de esos “hijos que esperan”.

Isabel Azcona contestará a las preguntas de los internautas sobre la adopción de menores con necesidades especiales, el próximo jueves 25 de septiembre a las 18 horas.

Podéis enviar vuestras preguntas desde ahora mismo a través del formulario de esta página.

Informaci

Filed under: Adop. Internacional,adopcion-y-etica,dolor,ECAIs,Preguntas incómodas — Beatriz San Román a las 12:50 pm el sábado, septiembre 13, 2008

Sabía a lo que me exponía al escribir sobre las denuncias de falta de garantías en la adopción internacional, pero una no puede menos que obrar (y escribir) en conciencia. Como madre adoptiva, hay determinadas informaciones sobre la adopción que se me hacen muy difíciles de digerir, y que me duelen en lo más hondo. Pero precisamente porque soy madre adoptiva, creo que es necesario que los adoptantes tengamos TODA la información, también aquella que nos repugna y nos desgarra.

Duele asumir que haya quien esté dispuesto a jugar con nuestras ilusiones y nuestros sueños (y a vulnerar derechos fundamentales) con tal de hacer negocio, pero no podemos mirar hacia otro lado cuando se denuncia esta realidad. Tenemos que asumir que Unicef, Terre des hommes, Save the Children, el Centro Internacional de Referencia para los Derechos del Niño Privado de Familia etc. no son los enemigos de los niños. Tenemos que asumir que:

– Cuando advierten que el número de solicitudes de adopción de niños pequeños y sanos es inmensamente superior al de niños adoptables no mienten ni les mueve otro interés que la defensa de los niños.

– Cuando advierten que, en los países en los que la autoridad central no tiene medios para controlar las declaraciones de adoptabilidad y sólo las visa (como ocurre en Vietnam), se están dando niños en adopción que nunca debieron salir del país ?y, muchas veces, ni siquiera de su familia?, no lo hacen por fastidiar nuestro legítimo deseo de ser padres.

– Tampoco lo hacen cuando advierten que los desorbitados donativos ?muchas veces encubiertos como proyectos de cooperación? sirven para tejer un entramado de ?buscadores de niños?, cuando la adopción debería de ser, por encima de todo, la búsqueda de familias para los niños que de verdad la necesitan.

Creo en la necesidad de defender el derecho de todo niño a crecer en la familia en la que nació y a que, cuando ello no sea posible, se le busque una familia sustituta en su entorno. Creo también que la adopción internacional es una medida válida de protección de la infancia cuando ninguna de las dos cosas sea posible, siempre y cuando sus derechos sean completamente respetados y sus intereses colocados por encima de todo lo demás. Incluido nuestro sueño de ser padres.

Pienso que la adopción internacional tal y como la conocíamos (o creíamos conocerla) va a desaparecer en pocos años. Ya hay muchos países que están empezando a restringir la aceptación de solicitudes para niños pequeños y sin necesidades especiales. China endureció los requisitos; parece más que probable que Etiopía dejará de admitir muy pronto peticiones de monoparentales o matrimonios con menos de 2 años de casados. Otros, como Ucrania y Polonia, ya no aceptan solicitudes de adopción internacional para bebés sanos, y han pedido que se anime a las familias españolas a ser más realistas y a considerar la adopción de niños de otro perfil.

No podemos seguir alimentando el mito de que hay que promover y fomentar la adopción porque hay muchos niños en el mundo que sólo podrán ejercer su derecho a crecer en una familia a través de la adopción internacional. Los hay, es cierto, pero la mayor parte de ellos no se ajustan al perfil que solemos solicitar los adoptantes. Solo en Vietnam, las cifras oficiales hablan de decenas de miles de niños viviendo en la calle que, por sus características de edad y salud, nunca fueron considerados por el circuito de las adopciones. Es mucho más fácil (y rentable) buscar bebés que atender a pequeños de cuatro o más años en espera de que aparezca una familia que quiera adoptarlos.

En el caso de Vietnam, hay indicios de malapraxis e irregularidades gravísimas ¡ y no sólo en las adopciones tramitadas con EE.UU! El problema no es el convenio, cuyo contenido es muy similar a los firmados por Vietnam con Francia, Canadá, EE.UU. e Italia. El problema no son las agencias ni las ecais. Mientras el sistema vietnamita no tenga los recursos necesarios para hacer que los convenios se cumplan y evitar que se hagan declaraciones de adoptabilidad fraudulentas, podremos traer en adopción niños con todos los papeles ?en regla?, aunque no podremos tener la seguridad de que la información que en ellos aparece no haya sido falseada.

Lo que nadie quiere o

Filed under: Adop. Internacional,adopcion-y-etica,Preguntas incómodas — Beatriz San Román a las 4:00 pm el domingo, septiembre 7, 2008

Tras la firma del Convenio entre España y Vietnam sobre adopción, empiezan ahora a salir hacia Hanoi los primeros expedientes de familias españolas. Con ellos viajan las ilusiones de muchas familias que esperan encontrarse con sus futuros hijos, y a las que se ha asegurado que el Convenio garantiza una total trasparencia de los procesos, pero hay demasiadas cosas que no cuadran…

Hace pocos meses, la embajada estadounidense publicó las conclusiones de un estudio sobre el sistema vietnamita de adopciones que denuncia como los supuestos “proyectos de cooperación” y donativos que pagan los adoptantes encubren en realidad un negocio execrable: pagos a las familias biológicas (3 de cada 4 padres entrevistados afirmaron haber recibido dinero de los orfanatos a cambio de entregar a sus hijos), renuncias obtenidas bajo engaños y mentiras, personal sanitario y trabajadores sociales que cobran por niño “conseguido”… (En Las adopciones en Vietnam, bajo sospecha se puede leer un resumen en castellano).

A las familias se les ha dicho que el Convenio garantiza el control sobre las adopciones, pero su contenido es muy similar al Convenio entre EE.UU. y Vietnam. Ambos se inspiran en el Convenio de la Haya y prohiben expresamente las ganancias indebidas. El problema no está en el texto de los convenios sino en la capacidad o incapacidad del gobierno vietnamita para cumplirlos.

Se ha dicho que el problema era que las agencias estadounidenses, como son empresas privadas, cobraban cantidades desorbitadas a las familias, que son las que servían para pagar a los traficantes de niños. Resulta curioso comparar los presupuestos de las ecais españolas con los de las agencias yanquis:

– Excluídos los viajes y estancia en el país, la mayor parte de las agencias americanas venían cobrando alrededor de los 7.500 ? euros (ver ejemplo)

– Las ecais españolas, ésas que teóricamente no van a entrar en pagos indebidos, cobran más de 9.000 ?.

¿Nos vamos a tragar sin pestañear que las agencias americanas, además de malas, son tontas y por eso preferían pagar para obtener adoptabilidades fraudulentas en lugar de ir a esos orfanatos donde hay “tantos niños esperando una familia”?

Otro punto poco claro: Vietnam es el país con mayor índice de abortos. El aborto es allí legal y gratuito. ¿No resulta extraño que las ecais digan que la mayor parte de los niños abandonados son bebés de menos de dos años?

No nos engañemos: Vietnam no ofrece hoy ni transparencia ni garantías. Está muy bien que el Convenio las exija, pero de ahí a que se cumplan hay un abismo. En el siguiente post, ¿Dónde va el dinero de las adopciones en Vietnam?, se demuestra que las cuentas no salen.

 

 

Filed under: Adop. Internacional,adopcion-y-etica,dolor — Beatriz San Román a las 3:51 pm el domingo, septiembre 7, 2008

Según las Ecais, los costes en el país de origen de una adopción en Vietnam rondan los 3.360 euros. ¿A qué se destina este dinero?

Según ellas, en torno a 350 ? se van en los costes de tramitación del expediente en Vietnam. El gobierno nepalí cobra un millón de dongs (42 euros) por tramitación de cada expediente. ¿Más costes? El certificado médico que exigía la embajada americana para dar la visa de entrada al menor venía costando 28 euros… Habría que añadirle los costes de gestiones, el representante de la ecai, etc. Claro que:

– un buen salario en Vietnam es de 40?/mes

– el salario mínimo lo han subido de 20 a 26?/mes  

Es decir que, descontados los 42? “oficiales”, quedarían 318 ?, que darían para pagar el sueldo de DIEZ personas durante un mes, 6 días a la semana (o una persona durante diez meses a tiempo completo) ¡por cada expediente!

Pero hay más aún. Resulta que los 3.000 euros restantes se justifican con conceptos como “gastos de manutención” o “donativo al orfanato”. Apuesto a que en breve corregirán este concepto y lo convertirán en “proyectos de cooperación” (la ley vietnamita requiere que las ecais antes de trabajar firmen acuerdos de este tipo), tan pronto como se relean con atención el texto del Convenio firmado por España y que dice así:

Articulo 4.2. No podrán derivarse ganancias indebidas, financieras o de otro tipo, de las actividades relacionadas con la adopción internacional. Sólo podrán cobrarse y pagarse los costes y gastos que se contraigan, incluidos los honorarios profesionales hasta un importe razonable de las personas que intervengan en la adopción.

Pero lo llamen como lo llamen, resulta que 3000 euros son el equivalente a 100 salarios mensuales. ¿Cómo puede ser que cueste mantener a un niño de menos de 2 años durante el tiempo de tramitación lo mismo que tiene para vivir una familia vietnamita 8 AÑOS?

Siento reconocer que tienen razón los que dicen que algo huele a podrido en esto, y que siguiendo el rastro del dinero nos daremos de bruces con los que hacen negocio. Y no digo que sean las ecais las que se queden con todo ese dinero, no. Mucho me temo que el dinero “extra” se va en los pagos que denunciaba la embajada americana en Hanoi: a médicos y personal hospitalario, trabajadores sociales, intermediarios, etc. que buscan los niños para satisfacer la demanda.  Que se necesite tanto dinero sólo puede ser porque sí, hay “ganancias indebidas”. Y eso, se llama tráfico de niños por mucho que lo disfracen de protección a la infancia. 🙁