La aventura continúa

Postadopción Blog. Nadie sabe más que todos juntos.

Tavernier me abri

Filed under: Uncategorized — Beatriz San Román a las 4:29 pm el domingo, diciembre 10, 2006

<img id="image11" src="http://blog.postadopcion.org/files/2006/12/lapequen.jpg" alt="lapequen.jpg"

No ví en su día La pequeña Lola, nada que un buen puente y un DVD no puedan solucionar. ¡Vaya decepción! Me va a costar recuperar mi aprecio por este cineasta francés que tantas veces nos ha obligado a cambiar nuestra perspectiva y ha sacudido nuestra conciencia social. No esperaba que, en esta ocasión, optara por contarnos la historia desde un único punto de vista, mostrando la adopción como la epopeya de unos padres franceses luchando en lucha permanente contra la burocracia, la corrupción, las costumbres, la desidia, el clima, etc., “del tercer mundo”.

A lo largo de toda la película, está claro que se trata de una historia de buenos y malos (aunque este bando quede desdibujado en una serie de estampas sobre Camboya contempladas siempre desde una mirada superficial y europea). La superposición de la imagen en que los adoptantes pagan un soborno con la de unos chavales esnifando cola en la calle es un ejemplo brillante ?y nefasto? de cómo el cine contribuye a perpetuar un relato autocomplaciente de nuestra sociedad. Curiosamente ?al menos para una obra firmada por alguien con su trayectoria? Tavernier presenta la corrupción como algo que hay que aceptar: una maldad inevitable por parte del que acepta el soborno, quedando justificada en su podredumbre moral el acto de ofrecerlo o pagarlo.

Con La pequeña La pequeña Lola Tarvenier me ha quitado una venda de los ojos. Mientras sigamos contemplando la adopción únicamente como una manera válida de tener un hijo, quienes ven en el comercio con niños y niñas un negocio lucrativo seguirán perpetuándose.