La aventura continúa

Postadopción Blog. Nadie sabe más que todos juntos.

Hoy en El Pa

Filed under: Uncategorized — Beatriz San Román a las 12:22 am el domingo, diciembre 24, 2006

Extraído del artículo de RICARDO ANSOTEGI ARANGUREN
Texto completo.

A raíz de las irregularidades detectadas en las últimas semanas, han sido varias las personas que me han preguntado qué beneficio puede hacer ahora apartar de su nueva familia a unos menores ilegalmente adoptados. ‘¿No sería mejor para todos dejarlo estar?’, me preguntan. ‘Los padres naturales obtienen un dinero que necesitan para sobrevivir y saben que su hijo o su hija va a tener una vida mejor; la nueva familia, plena de felicidad, ve colmados sus deseos y los menores están infinitamente mejor’, me dicen.

Varias veces me he enfrentado, con sorpresa y tristeza, a estas preguntas. Percibo una cierta comprensión, un estado de opinión que acepta o incluso justifica la práctica de algunas familias que, en su impaciencia o su desesperación, han incurrido en acciones ilegales para comprar un menor en el extranjero sin saber realmente si el niño ha sido abandonado por sus padres, es huérfano o ha sido secuestrado previamente.

Si aceptáramos un solo caso de adopción de menores al margen de la ley usando como argumentos el bienestar económico del menor, el alivio de las penurias de su familia natural, y la pronta satisfacción de los deseos de sus futuros padres, estaríamos abriendo definitivamente la puerta a un mercado atroz de compraventa de niños y niñas sustentado en el abismo que separa a los países pobres de los países ricos.

Estoy seguro de que la inmensa mayoría de los ciudadanos vascos comparte que el ser humano es persona y en cuanto tal tiene dignidad y no precio, y que sólo desde la arrogancia de la riqueza, desde el egoísmo y desde el desprecio hacia los derechos de las personas se puede justificar la compra de un menor

Mensaje para los Reyes Magos y sus pajes

Filed under: Uncategorized — Beatriz San Román a las 12:19 am el viernes, diciembre 22, 2006

<img id="image11" src="http://blog.postadopcion.org/files/2006/12/VALE.jpg" alt="VALE.jpg"

Por Jordi F.

Hoy nos han llegado los primeros ejemplares calentitos de imprenta de La aventura de convertirse en familia ¡y ha quedado aún más bonita que la primera!

Los que se lo habíais pedido con tiempo a los Reyes ya no encontraréis un VALE junto a los zapatos, porque mañana mismo salen todos los envíos pendientes. Por cierto, que si algún paje despistado todavía no ha hecho su encargo y lo hace la próxima semana, le avisamos de que no podremos enviarlo hasta el dos de enero. Normalmente los envíos tardan dos o tres días, pero por si acaso, pinchando aquí puede descargarse un VALE listo para imprimir.

Por supuesto que el libro se sigue pudiendo leer en papel en postadopcion.org. Además, en el apartado de BIBLIOTECA hemos colgado dos nuevos artículos: “¿Y si tu hijo te rechaza durante el proceso de vinculación?” e “Introducción al RAD” (muy interesante, describe que pasa en el cerebro cuando el ciclo del apego madre-bebé se rompe).

Adopci

Filed under: Uncategorized — Beatriz San Román a las 3:12 pm el jueves, diciembre 21, 2006

Desde hace ya días, en los foros y blogs de familias que adoptan en China el rumor ha corrido como la pólvora. Hoy la noticia salta a los diarios en España, después de haberlo hecho en Estados Unidos, (el único país del mundo que adopta más niños en China que el nuestro).

Ante la evidencia de que el número de solicitudes desborda el de niños adoptables, las autoridades chinas han decidido crear criterios más selectivos para la selección de los adoptantes.

Leo en el diario ADN:
“El problema es que con el desarrollo del país asiático cada vez se abandonan menos niños, y aumenta la demanda nacional” .
¿¿¿¿¿¿¿¿El problema??????? ¿Nos hemos vuelto locos? ¿Cómo va a ser “EL PROBLEMA” que haya menos abandonos?.

Sigo leyendo en la misma página:
“Indignada con las pretensiones de Pekín, Fernanda reconoce que cada día ponen más impedimentos a los padres que quieren adoptar: Cuando te quedas embarazada nadie te pregunta lo que ganas o si tienes depresión; me parece una medida increíble y de chiste”.
¿Que haya menos abandonos es un “impedimento”? ¿Realmente para un niño que ha perdido a su familia lo mejor es darle la custodia y la patria potestad a una mujer con depresión? ¿Tan increíble resulta que China, que tiene más solicitudes que niños sobre la mesa decida ajustar los criterios para tratar de conseguir familias más adecuadas?

Ana Berastegui escandalizó a las familias cuando afirmó que en España la adopción es vista a veces como un método más de fertilidad asistida. Tenía razón. Hemos perdido el Norte. La adopción consiste en buscar a un niño una familia de la que carece, no en buscar un niño para una familia que “tiene derecho” a adoptar.

Podremos discutir si los criterios que marca China nos parecen o no los adecuados, pero seleccionar mejor las familias está claro que beneficia a los niños, cuyo interés –el tan cacareado por todos y no siempre asumido “bien superior del menor”– está muy por encima de la pretensión de un adulto de tener un niño nacido en el país de Confucio.

Pareciera que una vez más, el árbol impide ver el bosque.
“Aprender sin pensar es inútil. Pensar sin aprender, peligroso”.
Confucio dixit.

Tavernier me abri

Filed under: Uncategorized — Beatriz San Román a las 4:29 pm el domingo, diciembre 10, 2006

<img id="image11" src="http://blog.postadopcion.org/files/2006/12/lapequen.jpg" alt="lapequen.jpg"

No ví en su día La pequeña Lola, nada que un buen puente y un DVD no puedan solucionar. ¡Vaya decepción! Me va a costar recuperar mi aprecio por este cineasta francés que tantas veces nos ha obligado a cambiar nuestra perspectiva y ha sacudido nuestra conciencia social. No esperaba que, en esta ocasión, optara por contarnos la historia desde un único punto de vista, mostrando la adopción como la epopeya de unos padres franceses luchando en lucha permanente contra la burocracia, la corrupción, las costumbres, la desidia, el clima, etc., “del tercer mundo”.

A lo largo de toda la película, está claro que se trata de una historia de buenos y malos (aunque este bando quede desdibujado en una serie de estampas sobre Camboya contempladas siempre desde una mirada superficial y europea). La superposición de la imagen en que los adoptantes pagan un soborno con la de unos chavales esnifando cola en la calle es un ejemplo brillante –y nefasto– de cómo el cine contribuye a perpetuar un relato autocomplaciente de nuestra sociedad. Curiosamente –al menos para una obra firmada por alguien con su trayectoria– Tavernier presenta la corrupción como algo que hay que aceptar: una maldad inevitable por parte del que acepta el soborno, quedando justificada en su podredumbre moral el acto de ofrecerlo o pagarlo.

Con La pequeña La pequeña Lola Tarvenier me ha quitado una venda de los ojos. Mientras sigamos contemplando la adopción únicamente como una manera válida de tener un hijo, quienes ven en el comercio con niños y niñas un negocio lucrativo seguirán perpetuándose.

Las miradas de nuestros hijos

Filed under: Reflexiones al sol — Beatriz San Román a las 5:33 pm el domingo, diciembre 3, 2006

Por Concha, madre de Kyle

Una vez más me dormí ante la tele y me desperte cuando se terminaba el
cuarto capítulo de “Hijos del corazón”. Un amigo me había grabado los tres primeros y en dos sentadas los he visto esta semana.

¿Os habéis fijado en las miradas de los niños que aparecen?

La mirada “autosuficiente” y a la vez “desvalida” de los niños en la casa de acogida y orfanatos.

La mirada “alucinada” cuando salen y descubren el mundo que hay detras de las cuatro paredes en las que han vivido.

La mirada “enfadada” cuando se encuentran con la barrera del idioma, porque lo que es válido los primeros meses, después ya no lo es (necesitan
verbalizar todo lo que les pasa y todavía no tienen el suficiente vovabulario para hacerlo).

La mirada “pilla” cuando desde los primeros días empiezan a probarnos.

La mirada “indefensa” cuando se dan cuenta que todo es nuevo y que tienen que encontrar su sitio en su nuevo entorno.

Las miradas de nuestros niños van cambiando atraves del tiempo. Cuando me dicen que mi hijo está muy cambiado porque ha crecido mucho, yo siempre pienso en lo equivocados que están, el cambio que se detecta en él no es el crecimiento, bueno eso también, pero lo que más ha cambiado en él para mí es su mirada.

El tiempo y el cariño hacen que nuestros hijos del corazon cambien su mirada
y aunque ésta sea aveces autosuficiente, desvalida, alucinada, enfadada, pilla
o indefensa, llegan a tener la mirada serena que da la seguridad del cariño
de su familia, consiguen poder tener la mirada que les corresponde y que
todos los niños tienen el derecho a tener: la de un niño feliz.