La aventura continúa

Postadopción Blog. Nadie sabe más que todos juntos.

El lado oscuro de la adopci

Filed under: Uncategorized — Beatriz San Román a las 8:15 pm el sábado, noviembre 4, 2006

Me llega tras el desayuno un mensaje de una amiga, de ésas que los duendes del ciberespacio te ponen de vez en cuando en el camino a modo de regalo, y las casualidades, los emilios privados y con los meses hasta algún cafelito consiguen que puedas conservar e incorporar a esa lista que atesoramos con dedicación y esmero de los amigos que merecen la pena.

Mi amiga cuenta que va a dejar de participar en un foro de adopción del que ha sido asidua durante años. ¿Sus argumentos? No se siente motivada para participar en un espacio en el que temas esenciales de la adopción como la ética ?o la falta de ética? de quienes intervienen en los procesos parecen ser un tabú. Cuando alguna familia comparte en las listas una experiencia negativa con alguno de esos desaprensivos que ven la adopción como la gallina de los huevos de oro, la respuesta suele ser bastante fría. “Podemos pasarnos semanas hablando sobre una anecdota y no nos interesa conocer por qué una de ‘nuestras’ hijas casi muere de hambre en una casa-cuna española”, argumenta mi amiga. “Ni siquiera saber cómo se encuentra, cómo se esta recuperando”.

No nos gusta hablar de ello, pero en la adopción internacional existe un lado oscuro. Para algunos, el incremento anual de las solicitudes de adopción suponen un mayor mercado al que satisfacer. Desgraciadamente, no siempre son personas con escrúpulos. Para cualquiera que lleve el tiempo suficiente en esto de la adopción, es indiscutible que un porcentaje pequeño ?pero creciente? de los procesos violan derechos fundamentales. Entiendo que no sea un tema al que el colectivo de padres quiera dar publicidad en la sociedad, porque bien sabemos que después la opinión pública piensa que somos todos como Madonna. No entiendo, en cambio, que en los foros de familias no sea una cuestión de máxima preocupación.

Sabemos que en Kazajastan, Nepal, Rusia, algunos países africanos, etc. están ocurriendo cosas inadmisibles, ¿por qué las familias no exigen que se investigue y se pongan los mecanismos necesarios para evitarlos? No lo entiendo. Lo único que se me ocurre es que las familias pensemos que de ese modo protegemos a las adopciones en esos lugares que sí presentan todas las garantías y a los niños que necesitan realmente una familia. Pero es un error, un terrible error.

En primer lugar, el fin no puede justificar los medios cuando estos medios tienen nombres y apellidos, son niños y se está traficando con ellos. Este argumento debería bastar de por sí pero es que además, lejos de proteger el futuro de las adopciones, estamos permitiendo que las mafias se extiendan, y que lo que hoy es un túmor, mañana sea una metástasis que acabe con la adopción ? o lo que es lo mismo con la posiblidad de que unos niños que necesitan una familia la encuentren?.

Afortunadamente, las asociaciones de familias tienen un discurso claro y cada vez más contundente sobre el tema. Esperemos que su presión convenza a la administración de la necesidad de tomar cartas en el asunto, investigar los gravísimos indicios de irregularidades de los que tienen conocimiento y tomar medidas para garantizar todos los procesos de adopción).