La aventura continúa

Postadopción Blog. Nadie sabe más que todos juntos.

Pr

Filed under: Uncategorized — Beatriz San Román a las 10:00 am el Viernes, octubre 20, 2006

Pasan las semanas y no consigo ponerme al día de trabajo, así que el resumen de las ponencias del I Fórum Internacional de Infancia y Familias se va retrasando. La organización nos ha pedido a los participantes que pasemos las mismas para colgarlas en la web, ya os avisaré cuando lo hagan.

Recordaréis que a mí me tocó hablar de nuestras familias y los estereotipos y prejuicios raciales. Aún no tengo listo el documento, pero el pasado domingo 15 de octubre se publicó en el Magazine de La Vanguardia una versión light, divulgativa y resumida sobre el tema. (El Magazine se entrega también con otros muchos diarios como El Faro de Vigo o La Razón).¿Alguien lo vio?

Adopci

Filed under: Reflexiones al sol — Beatriz San Román a las 9:46 pm el Jueves, octubre 5, 2006

Todavía con un déficit de sueño importante (aún no sé si agota más el apretado programa del I Fórum Internacional de Infancia y Familias o la marcha de algunos buenos amigos que se acercaron a Barcelona con tal motivo), escribo estas primeras líneas.

Ha sido un encuentro muy interesante, aunque tristemente la percepción exterior ha venido marcada por las declaraciones de Jaume Funes, secretario de Famílies i Infància del Departament de Benestar de la Generalitat y su repercusión en la prensa.

No es de recibo que un representante de la administración cargue la responsabilidad de posibles irregularidades en la “presión de las familias”. ¡Menudo morro! La administración (a la que el señor Funes representa) es responsable de garantizar que todos y cada uno de los procesos de adopción se hagan con las necesarias garantías. Es inaceptable que la autocrítica (necesaria, siempre) se haga de puertas afuera, echando mierda sobre todo y todos, en lugar de tomar el toro por los cuernos y emplearse en corregir lo que no está funcionando bien.

En el mismo Fórum, Anne-Marie Crine hizo una excelente exposición sobre lo que ella llama “delincuencia institucional”. Su ponencia llevaba el título de “Secretos y Mentiras” y ponía de manifiesto una verdad cada vez menos oculta: los teóricos garantes de los procesos (administración, ecais y demás) permiten con frecuencia, ya sea por activa o por pasiva, que se cometan numerosas irregularidades. Y cuando hablamos de irregularidades, las hay de distinta índole, algunas muy serias, que violan gravemente el Convenio de la Haya. Ayer me contaban por teléfono el caso de una familia con las maletas ya hechas, a punto de viajar a Rusia a conocer a la niña que les habían asignado, y que reciben en el último momento la noticia de que los padres biológicos han reclamado a la niña ya que no habían consentido en su adopción. Los adoptantes estaban destrozados, pero daban gracias al cielo de que el tema se hubiera destapado antes de seguir adelante. Como señalaba Crine, no es posible construir una sólida relación padres-hijos sobre la base de la corrupción y el engaño. Las familias somos las primeras interesadas en que los procesos de adopción se lleven a cabo en el marco de la más estricta legalidad.

En la adopción se unen el deseo de ser padres –que no el derecho– con la necesidad y el derecho del menor a tener una familia. La adopción es para nosotros una forma tan legítima como la que más de ampliar o fundar nuestra familia pero, por encima de todo, es una medida de protección de los menores desamparados. Es por ello que exigimos al señor Funes y a las autoridades competentes que asuman la responsabilidad que les otorga el Convenio de la Haya y pongan en marcha todos los mecanismos necesarios para que todas y cada una de las adopciones cumplan con todas las garantías de legalidad. Que investiguen a fondo cualquier sospecha de irregularidad. Que controlen a las ECAIS que ellos mismos han acreditado. Que dejen de escudarse en la “presión de las familias” para eludir su responsabilidad.

Un dato para la reflexión: Las cifras de UNICEF revelan que por cada niño adoptable existen tres familias solicitantes de una adopción.