La aventura continúa

Postadopción Blog. Nadie sabe más que todos juntos.

R

Filed under: postadopcion.org — Beatriz San Román a las 7:38 pm el martes, julio 11, 2006

El pasado mes de mayo, la web de postadopcion.org batió un nuevo récord de visitas mensuales: ¡4.215! (No está mal si se tiene en cuenta que la cifra anual de adopciones internacionales ronda las 5.000).
Han sido innumerables los mensajes de apoyo y agradecimiento que he recibido, y que solo me corresponden en una pequeña parte, así que aprovecho para hacer reparto entre los pilares básicos del proyecto:
JORDI: el supermega bibliotecario y programador de la web de postadopcion.org . Es una de esas personas maravillosas que a veces los duendes del destino, cuando se siente especialmente generosos, nos ponen en el camino. Envidio a sus clientes (Jordi se dedica a algo que se llama “outsourcing”), porque además de ser trabajador y eficiente, es capaz de generar grandes olas de entusiasmo. Sin su proverbial marea de buen rollito y apasionamiento, ni el libro online, ni la Biblioteca Virtual sobre temas de adopción hubieran existido jamás.

STEFANIE: traductora incansable y compañera cibernética de largas noches ?y risas? a pie de teclado. En estos momentos, en Addis Abeba, tratando de no gastar a besos (no en demasía, al menos) a esa preciosidad de hija con la que por fin ha podido reunirse.

LAS TRADUCTORAS ESPONTÁNEAS: Personas fantásticas, a muchas de las cuales ni siquiera conozco, y que se han quitado tiempo libre y horas de sueño para traducir uno o más artículos para la Biblioteca. Son la constatación palpable de que gracias a internet y a gente como ellas los esfuerzos individuales redundan en beneficio de muchos. Es lo que tiene el ciberespacio, que cada granito de arena crea ondas expansivas y multiplicadoras.
La lista no estaría completa sin, por supuesto, los amigos de Las Indias, que una y otra vez nos han empujado hacia adelante y nos han reparado más de una vez las naves tras los ataques de los bucaneros que surjan estas aguas. Y, también, mi socio y compañero que me cubre las espaldas y me deja escaquearme de las tareas domésticas que me tocan cuando los días encogen…